Escudo de la universidad USMP

Noticias USMP

Elige una categoría:

El Instituto de Gobierno y Gestión Pública de la Universidad San Martín de Porres realizó conferencia: “Economía peruana: retos y posibilidades en incertidumbre”

Con el objetivo de promover un análisis responsable y aplicado sobre gestión pública, considerando aspectos económicos, sociales y políticos relevantes para el país, Laura Calderón, Coordinadora Académica del Instituto de Gobierno y Gestión Pública de la Universidad de San Martín de Porres mencionó que se desarrollarán una serie de Conferencias virtuales accesibles a todos los interesados.

La primera de estas Conferencias tuvo lugar el 30 de junio, denominada “Economía Peruana: retos y posibilidades en incertidumbre” a cargo de dos renombrados economistas conocedores y hacedores de políticas públicas, que han contribuido con sentar las bases de importantes reformas en el país.

De un lado, Carlos Oliva Neyra actual Presidente del Consejo Fiscal y Director del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP). En el Ministerio de Economía y Finanzas ejerció los cargos de Viceministro de Hacienda (2011-2015) y de Ministro de Estado (2018-2019), habiendo tenido también otros cargos importantes en el sector público y en organismos internacionales.

Se contó también con la participación de José Valderrama León, actualmente consultor independiente, previamente Director del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP), así como Gerente de Estudios Económicos del BCRP, Director de Asuntos Económicos y asesor en el Ministerio de Economía y Finanzas, así como funcionario del Fondo Monetario Internacional, entre otros cargos.

En esta Conferencia, se destacó los objetivos centrales de la política económica: preservar la estabilidad fiscal, monetaria, sector externo y sector financiero, así como crear un clima adecuado para el desarrollo empresarial y de negocios, propendiendo el aumento de la competitividad de la economía.

Ello permitiría un crecimiento del PBI potencial alto y sostenido, que se reflejaría en mayores ingresos y empleo adecuado a nivel de todas las regiones del país. Las condiciones internas y externas actuales, sin embargo, son negativas y muy inciertas, lo que impone adoptar medidas con mucho cuidado, pero oportunas, serias y teniendo en cuenta los riesgos presentes en diversos escenarios.

A nivel externo se expuso el deterioro del escenario macroeconómico internacional que se refleja en fuertes ajustes en las perspectivas de crecimiento y un incremento de la inflación que está originando un rápido endurecimiento de las condiciones monetarias. En el corto plazo existe la posibilidad de que este entorno se complique más dado el conflicto Rusia-Ucrania y sus consecuencias en la relación Este-Oeste; las reacciones de los bancos centrales para controlar la inflación y sus impactos en reducción de demanda de productos que importan las economías avanzadas, así como en el costo del financiamiento, menores flujos a países emergentes y mayor volatilidad del mercado financiero.

En este entorno, así como con el contexto político y social interno, las proyecciones para el Perú del PBI, inflación, inversión, empleo adecuado, desempeño de sectores claves como agricultura, minería, forestal, conflictos sociales, como muchos otros, no son alentadoras. Así, en una perspectiva de largo plazo para la economía peruana, habiendo crecido con fluctuaciones en los últimos 70 años, existe la posibilidad de estancamiento en el mediano plazo, que afectaría sensiblemente las potencialidades de crecimiento del país, reducción de los niveles de pobreza, recuperación de ingresos, generación de empleo adecuado, prestación óptima de servicios públicos, entre otros.

Para mitigar estos riesgos macroeconómicos de mediano plazo es necesario crear las condiciones necesarias para impulsar la inversión privada y generar mayor empleo y de mejor calidad. La política monetaria y fiscal tiene grandes desafíos. Así el cumplimiento de las metas fiscales de mediano plazo demandará un importante esfuerzo fiscal que implica incrementar los ingresos fiscales de forma permanente y mantener una actitud prudente ante el incremento de ingresos de carácter transitorio, y mantener los niveles de gasto bajo control en un marco de mayor eficiencia y consenso para mitigar demandas en exceso, lo que incluye frenar el populismo (del Congreso y del Ejecutivo). Todo ello servirá para incrementar los ahorros fiscales que permitan hacer frente a posibles nuevos escenarios de estrés.

Los expositores destacaron que el esfuerzo no es sencillo y requiere consistencia y coherencia de políticas, cohesión social, fortaleza institucional, madurez política, entre otros factores. También y no menos importante, señalaron la necesidad de una implementación efectiva de todos los planes y programas, así como definición de indicadores concretos para una evaluación constante.

Miraflores, 14 de julio de 2022

Instituto de Gobierno y de Gestión Pública